DOMINGO 19 DEL TIEMPO ORDINARIO

Primera lectura: Sab 18, 6-9 / Salmo Responsorial: Salmo 32, 1 y 12. 18-19. 20 y 22 / Segunda lectura: Heb 11, 1-2. 8-19 / Evangelio: Lc 12, 32-48

Todo el capítulo 12 del Evangelio de San Lucas es una enseñanza de Jesús para iluminar nuestra vida y prepararnos al encuentro con Dios. Hoy Jesús nos invita a estar muy al pendiente todos los días de nuestra vida y a cada momento esperando y descubriendo la presencia del Señor en nuestras actividades diarias. Por eso nos dice: “Esten preparados, porque el Hijo del Hombre llegara a la hora que menos piensen”. Y también: “Dichoso el servidor si al llegar su señor lo encuentra cumpliendo con su deber”.

Con estas palabras podemos iluminar nuestras actividades diarias aceptando que no somos los dueños sino solamente los administradores de esta creación y de lo que hacemos con nuestra vida.

La cintura ceñida quiere decir que estamos ocupados, la cintura suelta significa que estamos descansando. Por eso Jesús nos dice que estemos con la cintura ceñida y la lampara encendida.

El tiempo presente nos presiona a preocuparnos de lo caro que esta la vida, la inflación. Ante esta situación podemos reaccionar guiados por nuestra fe en la enseñanza de Jesús administrando nuestro dinero, nuestro tiempo y nuestros bienes de la mejor manera posible. No gastando de más y haciendo un buen uso de ellos y, en la medida de lo posible, compartiendo con el prójimo.

Dios nos llama a estar vigilantes y a velar, no para mantener las cosas como están, sino para transformarlas y ponerlas a tono con la visión de Dios de un cielo nuevo y una tierra nueva; un lugar justo, equitativo, de paz y alegría para todos.

La Virgen María nos ayude a ser discípulos vigilantes para transformar ese futuro de Dios en Jesucristo y El Reino de Dios se vaya haciendo realidad en tu vida como ser humano, en cada familia y en toda la sociedad.

Padre Antonio Ortiz.


Canción actual

Título

Artista

Descargar la App para telefono Android o para Apple
Send this to a friend