6º. DOMINGO ORDINARIO

Primera lectura: Jer 17, 5-8 / Salmo Responsorial: Del Salmo 1 / Segunda lectura: 1 Cor 15, 12. 16-20 / Evangelio: Lc 6, 17. 20-26

Este 6o. domingo del tiempo ordinario Sn. Lucas nos lleva a escuchar la predicación de Jesucristo desde lo alto de un monte donde el acaba de llamar a sus apóstoles y empieza a enseñar su mensaje a una gran multitud.

Estas bienaventuranzas siempre nos renuevan por dentro. Escuchar que son proclamados dichosos los pobres, los que tienen hambre, los que lloran y los que son perseguidos sacude los valores que el mundo propone y que, de alguna manera, también han entrado en nosotros.

Las bienaventuranzas están acompañadas de las maldiciones y bendiciones de Jeremías. Por eso nos ubican ante dos maneras de vivir y de realizarnos como personas. Hace que nos preguntemos en qué o en quien confiamos realmente, sobre cuales son nuestros valores en la vida.. Una vida que no es nuestra sino que nos ha sido confiada por Dios.

La maldiciones se dirigen a las personas que viven satisfechas con un bienestar material y que no se preocupan por el sufrimiento de los demás. Es más, muchas veces son los causantes del sufrimiento de los más frágiles. Al cerrarnos a los demás perdemos la oportunidad de experimentar la alegría de compartir con la riqueza espiritual que comunican las personas que tienen menos que nosotros y que han experimentado mucha necesidad y sufrimiento.

Dios quiere llenar de bienes a los pobres y exaltar a los humildes como proclama la Virgen María en su cantico del “Magnificat”.

“Bendito el hombre que confía en el Señor y en el pone su esperanza, será como el árbol plantado junto al agua. En tiempo de sequía no se doblará ni dejará de dar frutos”.

Padre Antonio Ortiz.


Canción actual

Título

Artista

Descargar la App para telefono Android o para Apple
Send this to a friend