fbpx

Para Reflexionar
Solemnidad de la Asunción de la
Santísima Virgen María
(Lc. 1, 39-56)

Amado Pueblo de Dios, En el año 1950, el Papa Pio XII proclamaba el dogma en que María, la inmaculada Madre de Dios, transcurrida la etapa de su vida en este mundo, fue elevada en cuerpo, alma y espíritu a la gloria del cielo. No cabe pensar que aquella que es “Bendita entre todas las mujeres” y portadora en su seno del Verbo, no hubiera sido asunta a los cielos. Aquella que había quedado exenta de todo pecado y cuya virginidad había sido preservada, no podía sufrir la corrupción del sepulcro que es consecuencia del pecado.

Queridos hermanos de Radio María, hoy la Iglesia nos muestra en el Evangelio de la visitación, las bendiciones que María nuestra Madre recibió del Señor y la forma como Ella supo plasmar ese amor de Dios en el amor al hermano. Ella también es bienaventurada, porque supo decir: “SI”, no sólo en la Anunciación, sino a lo largo de toda su vida, siendo consecuente con ese “SI” inicial.

“Ella es la mujer portadora de la Palabra. La presencia del Señor en su seno la mueve al anuncio del servicio: de la palabra y de la caridad. Madre del Fuego del Divino Amor, arde con El, dando luz y calor. Ella encierra a quien es la Buena Nueva” y por los efectos de su unión vive intensamente la dinámica de la Palabra, la sobreabundancia plenificadora que se torna ansia comunicadora.

María, portadora del Señor, lleva también su bendición. Ella es mediadora de todas las gracias; y lo es, porque Dios así lo ha querido. San Alfonso María de Ligorio llama a Santa María “Tesorera y dispensadora de las gracias divinas”. Ella que dio al mundo la suma y más preciada gracia que es Cristo mismo, por decisión de su Hijo es mediadora de todas las gracias.

Queridos amigos, Como decía Don Bosco, Ella es María Auxiliadora. Así como fue portadora de todas las gracias, para su prima Isabel, lo es desde el cielo, hoy día, para nosotros. María es Madre nuestra y por lo mismo siempre es para nosotros cercana y accesible. Hoy en que celebramos el día de la Asunción; la Iglesia la invoca como intercesora ante su Hijo, para que obtengamos el perdón de los pecados y como ayuda para cuantos, todavía en este valle de lágrimas, sufren las consecuencia del pecado.

Hermanos y amigos, Ella, además, nos muestra el horizonte de la eternidad y nos invita a que pidamos que el Reino de su Hijo venga a nosotros. ¡Animo! en este día de manera especial pidamos para que Ella interceda por todos nosotros, por todas las madres del mundo. Paz y bien, santa alegría. Bendiciones.


Canción actual

Título

Artista

Descargar la App para telefono Android o para Apple