SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

Primera Lectura: Bar 5, 1-9 / Salmo Responsorial: Salmo 125, 1-2ab. 2cd-3. 4-5. 6 / Segunda Lectura: Flp 1, 4-6. 8-11 / Evangelio: Lc 3, 1-6

Dentro de nuestra música latina existe un ritmo llamado “vallenato” porque tiene su origen en un valle colombiano. Me llamó la atención una canción que se a hecho muy popular: “Los caminos de la vida”. Ya muchos de ustedes se la han de saber…

Es la historia de alguien que acepta que la vida es difícil y que ahora, arrepentido de tantos errores y ante tantas dificultades, va a ayudar a su mama, a quien llama “su viejecita”.
Hermanos, es muy cierto, la vida es un camino, y en este camino muchas veces nosotros mismos hemos puesto las piedras y los tropiezos que ahora vamos viviendo en nuestro presente. Por eso en este Segundo Domingo de Adviento la llamada es “enderecen los caminos”. El domingo pasado era “Velen y estén atentos”.

Y por eso San Lucas nos presenta hoy a uno de los personajes mas importantes del Adviento: Juan el Bautista, la voz que grita desde el desierto con mas imperativos: “Preparen el camino del Señor, enderecen los senderos… toda carne verá la salvación de Dios”.

Este es el mensaje que la Palabra de Dios nos da en este 2º. Domingo de Adviento. Enderecemos los caminos de la vida, esta vida que muchas veces nos es como nosotros queremos, o pensamos, como dice la canción. Pero es la que Dios nos ha dado para servirle y servir a los demás.

Al encender hoy la segunda vela de la corona de Adviento hagamos el propósito de practicar la virtud de la prudencia que nos lleva a valorar las oportunidades que Dios nos da de servir a nuestra familia, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestra grupos parroquiales y a toda nuestra comunidad. Dediquemos esta semana a ser prudentes en nuestras palabras, en nuestras opiniones, en nuestras acciones, en nuestras decisiones y preparemos mejor nuestras fiestas navideñas en unidad y en conformidad familiar.

Que en esta segunda semana de adviento, María, nuestra madre nos ayude a que el camino de nuestra vida se enderece, salga de todos los malos hábitos y malas costumbres y nos cambie por los caminos de los valores que me ayuden a llegar, como dice San Pablo “cargado de frutos de buenas obras para alabanza y gloria de Dios y salvación de mi alma”. Así sea.

Bendiciones,
Padre Antonio Ortiz.


Canción actual

Título

Artista

Descargar la App para telefono Android o para Apple
Send this to a friend