DOMINGO 22 – IV DE CUARESMA – Jn. IX, 1-41.

Queridos amigos y hermanos de Radio María, los bellos ojos y la hermosa presencia del joven rey David describen el estado del alma que agrada a Dios. No es la fuerza del cuerpo, no es la sabiduría de la mente, no es la astucia de las manos y las piernas, no; es la belleza de unos ojos que prefieren morir antes que pecar contra su Dios, es la hermosura de una presencia que se dedica a hacer el bien para su Dios.

Amado pueblo, esto fue lo que pasó con el ciego. Por haber sido ciego era menos propenso a pecar, y, como quería vivir una vida normal a pesar de esa limitación, era una presencia suave, que no molesta, que inspira. Así, pues, para que pudiera abrir los ojos del cuerpo debió, primero, abrir los ojos de la obediencia: obedeció lo que ese Alguien le dijo con buena voluntad, y se curó. Y luego le invitó a abrir los ojos del alma al invitarle a creer en Él.

Gran familia de Radio María, en estos momentos difíciles que atraviesa el mundo, no importa el tribunal que te juzgue, ni importa si tu familia no te defiende ni tus amigos aparecen, lo que importa es lo que el Señor ha hecho por ti. ¿Te sanó de una ceguera espiritual, moral, intelectual, física? ¡Bendito sea el Hijo del hombre! Que puedas decirte a ti mismo cuando vengan las pruebas «Sólo sé que era ciego y ahora veo; sólo sé que estaba muerto y ahora vivo». Mira con la mirada nueva lo que Dios hace en tu vida y conviértete en testimonio para los que te rodean.

(Fuente: Rev. P. Felix Reyes, CRL. Párroco de la Iglesia San Judas Tadeo NY para Radio María).


Canción actual

Title

Artist

Descargar la App para telefono Android o para Apple