¿QUIENES NO DAN FRUTOS?

 (Lc 13,1-9)

R.P. Emilio Garreaud I. Director Nacional

¿De qué te sirve ganar el mundo si en ello pierdes el alma?», frase contundente que la mayoría de nosotros la hemos escuchado, pero que parece no le hemos dado importancia.

Hoy la Iglesia, nos exhorta de manera clara a dejar de lado la indiferencia y dureza de corazón. La conversión exige primera­mente fuerza de voluntad. No basta la intención o los deseos que se quedan precisamente en eso, deseos.

La figura de la higuera es pues significativa y cuestionadora. ¿Si la higuera no da fruto para qué sirve? Para arrancarla. ¿Y si una persona no da frutos, es decir, haciendo un equivalente, no ama, no busca el bien, no lucha contra el mal? Se nos está  hablando aquí, de algo muy importante: nuestra fragilidad. Nuestra vida no nos pertenece ni la tenemos comprada. Somos como esa higuera que pertenece a su dueño y que puede disponer de ella, si no da frutos, de arrancarla, de quitarle la vida.

Pero el Señor nos abre una puerta de esperanza. Le da un a¤o m s para que de fruto. Y así sucede muchas veces en nuestra vida. ¿No ser  este año el último que nos queda? ¿Quién puede asegurar que no lo es? Conviértete porque al Señor quiere que te salves y aprovecha cada día que el Señor Jesús te concede para que te acerques m s a El.

Uno de los errores m s graves en que puede caer un cristiano es no considerar su paso por esta vida como un peregrinar a la casa del Padre. De esta forma olvida lo esencial: su conformación con el Señor Jesús y se queda -o enreda- sólo con lo económico, lo social, lo inmediato.

Estamos llamados a una vocación cristiana que se manifiesta en el  despliegue amoroso de nuestras vidas. Pero ello implica ver el mundo, nuestras relaciones y nuestras propias vidas con los ojos de Dios. Estamos llamados a dar fruto. Nadie puede permanecer ocioso pues todos somos obreros en la extensión del Reino. En la medida en que vivamos este proceso responderemos a nuestra vocación humana.

Que Maria, la que supo siempre acoger la Palabra de Dios, nos ayude en este peregrinar y nos libre de las ilusiones terrenas que nos alejan de Dios.


Canción actual

Title

Artist

Descarga la App para telefono Android o para Apple