Ser Apóstoles

(Lc 10,1-12.17-20)

R.P. Emilio Garreaud I. Director Nacional

Muchos de nosotros participamos como comunidad de la eucaristía dominical. Todas las semanas meditamos la palabra y participamos de la comunión. Si somos una comunidad viva, deberíamos contagiar aquello que meditamos. ¿Lo hacemos? ¿Transmitimos a nuestros familiares, amigos y veci­nos, nuestra fe? ¿Somos personas que comunicamos lo que vivimos, y hacemos aposto­lado? ¿Acaso tenemos el ánimo y el espíritu de los discípulos?

Tenemos que hacer apostolado a tiempo y a destiempo. Jesús no nos dice que será fácil, pero si queremos ser fieles a Él, tenemos que hacerlo. Ello nos dará sobre todo la felicidad.

Hoy en el Evangelio, el Señor Jesús, nos invita al apostolado. Nos enseña como será esto: tenemos que hacer apostolado con un espíritu de paz y reconciliación:  “Cuando entréis a una casa, decid primero: Paz a esta casa. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz…» Algo que es importante, es que tenemos que ser conscientes que para poder llevar la paz, hay que vivir la paz. La mejor manera de predicar al Señor es con el propio testimonio de vida.

Nos manda realizar este apostolado en comunidad para que nos apoyemos el uno al otro:  “los mando por delante de dos en dos”;  y nos muestra que nuestro apostolado es universal:  “los mando… a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él.”

Nos enseña que tendremos oposición de los que nos escuchan: «Cuando entréis en un pueblo y nos os reciban…» Es muy claro también el Señor, cuando nos dice que «os mando como corderos en medio de lobos». Nos llama, igualmente, a tener una total disponibilidad. El obrero merece su salario. No predica por recompensas temporales: «No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias».

Nos dice que “no podemos descansar en el camino”. No hay tiempo que perder en este mundo en donde el hombre le da la espalda a Dios. No es hora de vacilaciones y mediocridades. Una de las maneras de predicar al Señor es ejerciendo la cari­dad: “curad a los enfermos que haya.”

Estas son algunas enseñanzas que el Señor Jesús nos da sobre nuestro apostolado. Hacerlo nos a traer alegría. Podemos percibir de la meditación de este Evangelio inspirado, el gozo que brotaba de aquellos discípulos, al contarle al Señor lo que habían hecho. Seamos testimonio de apostolado, como lo fue nuestra madre. Ella llevaba a Jesús a sus familiares y a todas las gentes. Seamos dóciles instrumentos del Señor y mostrémoslo tal cual es.


Continuar leyendo

Canción actual

Title

Artist

Descarga la App para telefono Android o para Apple