Nuestro director

“FELIZ AÑO NUEVO”

¿Que puede significar, que terminemos un año e iniciemos otro ? ¿Acaso, es tan sólo, motivo para celebrar; o mas bien momento de reflexión?

Un año mas, se nos ha ido. ¿Cual es el balance de este año que pasa? ¿Que vamos ha hacer en el que viene?

Muchos, en estos dias, se marean con la algarabia desenfrenada de las “fiestas” y otros pensamos sobre el sentido de nuestra vida. Algunos melancolicos , a lo mejor centran su atención en el pasado y piensan que esos “tiempos fueron mejores”. Otros ,que viven en la epidermis de la vida , tan sólo viven  el presente. Otros a lo mejor con un estusiasmo inusitado ponen sus ojos en el futuro.

Solamente, caminaremos, hacia un futuro distinto; si reflexiona­mos a la luz de la Verdad, sobre los acontecimientos ocurridos y nos proyectamos desde la actualidad, a un futuro, llenos de ideales que nos muevan, ha hacer, de nuestras vidas algo distin­to.

Debemos  revisar el camino que hemos andado y ser muy criticos frente a lo que hemos hecho. Debemos descubrir que es lo que estuvo errado en nuestra existencia y corregir todo aquello que  hubiera obstaculizado nuestro encuentro con Dios, nosotros mis­mos, el hermano humano y la naturaleza. Volcarnos hacia el pasa­do,  debe tambien llevarnos a descubrir, con honestidad, lo bueno que tenemos y como en la parabola de los talentos, multiplicar los dones,que hemos recibido, en beneficio propio y de los otros.

Refiriendose al año nuevo el Cardenal Ratzinger, sostenia que en él, se da la dualidad de todo comienzo; por un lado lleno de esperanzas y nuevas posibilidades; pero junto a esto, “lo enig­matico de un futuro cuyos caminos no conocemos y la disminución progresva del futuro que nos corresponde”.

No somos esclavos, de un tiempo, que nos atenza en su garras, sino por el contrario, somos el tiempo (así decía San Agustín) y con nuestro esfuerzo construimos un futuro distinto. El tiempo que Dios nos regala en esta tierra no es ilimitado. No vale la pena ser hombres irreflexivos, que nos dejamos llevar por condi­cionamientos meramente humanos. No podemos seguir inmersos en medio de la ola del tiempo ; sino mas bien estamos llamados a conducirla. Pidiendole a Dios que nos de la claridad y nos ayude, estamos llamados, ha hacer de nuestra vida y del mundo, algo dis­tinto.

Por otro lado, aunque, parezca paradógico, los hombres de hoy, luchamos por tener mas tiempo , y muchos lo tenemos; pero que hacemos con él. No han sido pocos los esfuerzos del hombre, por a largar la vida medicamente, o grandes las luchas para lograr jornadas de trabajo, para conseguir “mas tiempo para nosotros”. ¿Cabe ahora preguntarse, si de verdad tenemos mas tiempo o nos tiene el tiempo a nosotros ? El único tiempo, que vale la pena, en el hombre, es el tiempo que  se tiene para Dios. Sólo desde la Eternidad, podemos lograr horizonte, en nuestras vidas; y desde Dios volcarnos al hermano. En el amor al hermano, tambien nos eternizamos; pues amarlo, es una ventana, que se nos abre, al horizonte de un Dios Eterno, que es Amor.

¿Como has usado tu tiempo en este año y como lo vas usar en el siguiente?

_____________________________________________
Rev. Emilio Garreaud, Director Nacional de Radio Maria

Más Mensajes

Escribe al Director

Escribe al Director


Canción actual

Title

Artist

Descarga la App para telefono Android o para Apple