El Miércoles de Ceniza

¿Por qué la ceniza? En este día, la Iglesia nos invita a recibir la señal de la cruz con ceniza en nuestra frente como signo de que durante el Tiempo de Cuaresma nosotros haremos sinceros esfuerzos para eliminar el pecado de nuestras vidas y voluntariamente aceptar la disciplina de oración y ayuno.

¿Quiénes pueden recibir la Ceniza? Individuos bautizados que tengan edad de razonamiento y Catecúmenos pueden recibir la ceniza. Infantes y niños pequeños que no hayan recibido el Sacramento de la Penitencia no pueden recibir la ceniza, ya que la ceniza es para los que son capaces de pecados personales.

La Ceniza y la Palabra de Dios El símbolo de la ceniza tiene, como cualquier otro símbolo religioso, un significado complejo. Por sí misma, la ceniza significa muy poco. El “polvo” en el que nos vamos a convertir, se puede percibir como el morboso recuerdo de que estamos destinados a morir y puede convertirse en una mera superstición, más que en un acto religioso. Sin embargo, recibidas a la luz de la Palabra de Dios, la ceniza se convierte en el símbolo que se supone debe ser. La ceniza nos recuerda que somos creaturas mortales. La Palabra de Dios nos dice que debemos temer más la muerte del alma que la del cuerpo. Así, a través de las escrituras, Dios nos anima a que volvamos a Él de todo corazón. A la luz de estas lecturas la imposición de la ceniza se convierte en el símbolo de los corazones que desean volver a Dios, que es “rico en misericordia y lento a la cólera”.

¿Cuándo debe imponerse la ceniza? La ceniza deberá imponerse después de la homilía en las misas. De acuerdo con las normas de la Iglesia, la ceniza se impondrá sólo en la Misa o en un servicio de Celebración de la Palabra.

Normas sobre el ayuno cuaresmal. – El Código de Leyes Canónicas refleja esta visión de la penitencia. El canon 1249 urge a todos los fieles cristianos a que ofrezcan oraciones especiales, a llevar a cabo obras de piedad y caridad y a mortificarse realizando sus responsabilidades más fielmente. Igualmente, se les estimula a realizar actos de ayuno y abstinencia. El canon 1250, especialmente, señala a la Cuaresma como un tiempo de penitencia.

El ayuno pide que solamente se tenga una comida completa durante el día. Se podrán tener dos comidas ligeras para mantener las fuerzas, pero, ambas juntas, no deberán igualar a otra comida completa. El ayuno es obligatorio desde los 18 a los 59 años de edad.

La abstinencia prohíbe comer carne. La abstinencia obliga desde los 14 años en adelante.

El Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo son días de ayuno y abstinencia de carne.

Todos los viernes de la cuaresma son días de abstinencia de carne. Hay una obligación seria de observar estas prácticas penitenciales de una forma sustancial. La conciencia individual deberá decidir si alguna causa es apropiada para ser excusado. Una razón de más peso sería necesaria para excusarse del ayuno y abstinencia del Miércoles de Ceniza y del Viernes Santo.

CUARESMA

  1. Puesto que el tiempo cuaresmal prepara a los fieles, entregados más intensamente a oír la palabra de Dios y a la oración, para que celebren el misterio pascual, sobre todo mediante el recuerdo o la preparación del bautismo y mediante la penitencia, dese particular relieve en la liturgia y en la catequesis litúrgica al doble carácter de dicho tiempo. Por consiguiente:
  2. a) Úsense con mayor abundancia los elementos bautismales propios de la liturgia cuaresmal y, según las circunstancias, restáurense ciertos elementos de la tradición anterior.
  3. b) Dígase lo mismo de los elementos penitenciales. Y en cuanto a la catequesis, incúlquese a los fieles, junto con las consecuencias sociales del pecado, la naturaleza propia de la penitencia, que detesta el pecado en cuanto es ofensa de Dios; no se olvide tampoco la participación de la Iglesia en la acción penitencial y encarézcase la oración por los pecadores.

                Constitución “Sacrosanctum Concilium” (Vaticano II)


Continuar leyendo

Canción actual

Title

Artist

Descarga la App para telefono Android o para Apple