Erba, 7-de enero 2020

Queridos Amigos,
El mensaje de la Reina de la Paz a través de Mirjana es un regalo de amor de su corazón materno, que desea «felicidad eterna» para todos sus hijos. La Madre se dirige en primer lugar a nosotros , «a los apóstoles de su amor», asegurándonos que está presente en nuestras vidas, siente nuestro amor y escucha nuestras oraciones. Pero luego levanta la mirada a la multitud de tantos hijos suyos, que todavía están lejos de Ella, y nos pide que la ayudemos a reunirlos bajo su manto materno. Después de esta primera parte, la Virgen nos pide que oremos y vivamos la oración que su Hijo nos enseñó: El Padrenuestro y así descubrir la paternidad universal de Dios que, a través de su Hijo, nos hace hijos suyos y nos une a todos en un vínculo de amor fraternal. Este amor está hecho de palabras de consuelo, de compasión y de actos de justicia. «Todo lo que dais a los demás, mi Hijo lo recibe como un regalo». En la parte final, más que en la inicial, la Virgen indica con palabras siempre nuevas cuál es la tarea que le ha confiado su Hijo: reavivar nuestras almas y ayudarnos en la búsqueda de la verdadera paz y de la felicidad eterna. La exhortación final a no tener miedo es una invitación a comenzar con confianza el camino del nuevo año.

Vuestro Padre Livio Directors’ Advisor

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Mensaje, 2 de enero 2020 a Mirjana

“Queridos hijos, sé que estoy presente en vuestras vidas y en vuestros corazones. Siento vuestro amor, escucho vuestras oraciones y las dirijo a mi Hijo. Pero, hijos míos, mediante mi amor maternal, yo deseo estar en la vida de todos mis hijos. Quiero reunir a todos mis hijos a mi alrededor, bajo mi manto maternal. Por eso, os invito y os llamo a vosotros, apóstoles de mi amor, para que me ayudéis.

Hijos míos, mi Hijo pronunció las palabras “Padre Nuestro”, Padre Nuestro que estás en todas partes y en nuestros corazones, porque Él quiere enseñaros a orar con palabras y sentimientos. Desea que siempre seáis mejores, que viváis el amor misericordioso que es oración y sacrificio ilimitado por los demás.

Hijos míos, dad a mi Hijo amor por el prójimo, dad a vuestro prójimo palabras de consuelo, de compasión y obras de justicia. Todo lo que dais a los demás, apóstoles de mi amor, es acogido por mi Hijo como un regalo. Y estoy con vosotros porque mi Hijo desea que mi amor, como un rayo de luz, reanime vuestras almas y os ayude en la búsqueda de la paz y de la felicidad eterna.

Por eso, hijos míos, amaos los unos a los otros, permaneced unidos por medio de mi Hijo. Sed hijos de Dios, que, todos unidos, pronunciáis el Padre Nuestro con un corazón pleno, abierto y puro. ¡Y no temáis! Os doy las gracias. ”


Canción actual

Title

Artist

Descargar la App para telefono Android o para Apple