IV DOMINGO DE PASCUA

Primera Lectura: Hch 13, 14. 43-52 / Salmo Responsorial: Salmo 99, 2. 3. 5 / Segunda Lectura: Apoc 7, 9. 14b-17 / Evangelio: Jn 10, 27-30

Nuevamente Jesús nos compara a nosotros los seres humanos con las ovejas. Y es que la Liturgia nos presenta esta bella imagen una vez al año, en el Domingo Cuarto de Pascua, Domingo del Buen Pastor. Jesús es ese Buen Pastor que da la vida por sus ovejas. “Yo les doy la vida eterna y no perecerán jamás; nadie las arrebatará de mi mano” (Jn 10, 27-30).Es cierto, Jesús ha dado su vida por nosotros para que tengamos Vida Eterna. Privilegio que requiere que cumplamos una condición exigida por el mismo Jesús en este trozo evangélico: “Mis ovejas oyen mi voz… y me siguen”.

¿Cómo escuchar la voz de Dios para poder seguirlo a Él y sólo a Él? Porque … hay muchas voces a nuestro derredor: los medios de comunicación que gastan mucho dinero para que les hagamos caso en un mensaje de 30 segundos, las malas compañías, los enemigos de la Iglesia, los que solo se divierten criticando…Escuchamos la voz de Jesús, por medio de la palabra y los mensajes del Papa, quien es su Vicario, su Representante aquí en la tierra, y también, la voz de nuestros Obispos y Sacerdotes y todos los mensajes y documentos de nuestra Iglesia.

Quien oye la voz de Jesús oye, también, la voz en el fondo de su conciencia que le dice: “haz el bien, evita el mal” Por cierto, si estamos enfermos (espiritualmente) oímos las voces que no debemos oír. Por eso la conciencia tiene que estar sana; no puede estar confundida, ni ahogada, ni obnubilada, ni adormecida por las voces que no son las del Pastor. Tiene que ser una conciencia que esté rectamente iluminada por la Verdad y por la Ley de Dios.

Escuchemos la voz del Buen Pastor y prestemos atención a lo que nos pide y nos exige, a lo que nos aconseja y nos enseña, a lo que nos corrige y nos reclama… aunque no nos guste… entonces podemos decir que lo estamos siguiendo de verdad. El Buen Pastor quiere que todos nos salvemos. Que escuchemos su voz y lo sigamos.

Al celebrar hoy este domingo del Buen Pastor, elevemos nuestras oraciones para que El Papa Francisco, los Obispos y todos los pastores de la Iglesia sean buenos pastores, pastores con olor a oveja, encarnados y acompañando a sus comunidades.

Oremos también para que nuestros padres de familia fomenten entre sus hijos una buena vida moral y cristiana y sean fuentes de vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. Y demos gracias porque en medio de nuestras familias Dios nos ha dado unas madres que le ayudan mucho a pastorear.. ¡Dios las bendiga! ¡Feliz día de las madres!

Padre Antonio Ortiz.


Continuar leyendo

Canción actual

Título

Artista

Descargar la App para telefono Android o para Apple
Send this to a friend